4 min.

Las 5 cosas favoritas de su gato

¡Y sí! ¡Los gatos tienen listas de favoritos! Y los favoritos de esta lista no solo incluyen las cosas que su gato adora, sino también todo lo esencial para su bienestar, tanto físico como mental.

Cazar

El gato necesita activarse para mantenerse en forma y con un espíritu vivo. En la naturaleza, cazar es una cuestión de supervivencia. En su casa, la caza es más bien un juego. Y el juego es una cuestión de bienestar. Lo primero que debe tener en cuenta es que el gato es un velocista y no un maratonista. Es por esa razón que no tiene sentido jugar durante horas con él. Con dos o tres sesiones de diez a quince minutos de juego intenso (durante las cuales le dejará atrapar la ''presa'' de vez en cuando) es suficiente. ¿Le parece poco? Piénselo. El gato puede cazar durante horas, pero pasa la mayor parte de su tiempo preparando la emboscada y luego, ¡zas!, despliega una increíble energía en un corto lapso para atrapar a su presa. Esta es la dinámica que debe imitar en sus sesiones de juego.

Alimentarse

Por supuesto, al gato le encanta comer. Acabamos de decirlo, el gato pasa parte de su tiempo en la naturaleza cazando. Según algunos estudios, el gato pasa un promedio de entre treinta minutos y tres horas diarias buscando y cazando presas. ¿Por qué, en este caso, deberíamos simplemente servirle la comida en un cuenco sin que se esfuerce por obtenerla? Para responder a esta pregunta se inventaron los comederos interactivos. Con estos comederos, el gato debe trabajar para obtener su comida. Comer se transforma en un juego estimulante que imita el desafío que representa la caza en la naturaleza. Además, al ofrecerle su comida en un comedero interactivo, lo incita a gastar energía de manera correcta. Luego de su caza, probablemente no tenga más energía para trepar por las cortinas o saltarle a los tobillos en medio del pasillo.

Dormir

Luego de una buena comida, es el momento de pasar a lo importante: el sueño. ¡Dormir es lo que más le gusta al gato, por sobre todas las cosas, y parece haber sido diseñado para ello! La tarea es sencilla, todo lo que tiene que hacer por su gato es ofrecerle lugares adecuados. Elija lugares en altura o aislados, para que no tenga que preocuparse de lo que pasa a su alrededor. Como dice el refrán, ''no hay que despertar al gato que duerme'' y muchísimo menos al gato que sueña. Sí, los gatos sueñan, al igual que nosotros. Cuando mueven la pata, es porque están soñando. Para el gato, dormir un sueño profundo representa un peligro o una oportunidad perdida de atrapar una presa. Es por esta razón que no se permite caer en este tipo de sueño muy a menudo y, cuando lo hace, es porque se siente totalmente seguro y lo necesita.

Estar en altura

El gato prefiere dormir en altura, ya que así se siente seguro. De hecho, prefiere hacer todo en altura, por los mismos motivos que nosotros. En la historia, el hombre siempre construyó torres para vigilar su entorno, para saber cuándo se acercaba el peligro o para sentirse seguro manteniéndose fuera del alcance de posibles agresores. El gato, por su parte, cuenta con la ventaja de haber sido ''diseñado'' para escalar con facilidad y rapidez. Para él, la altura es algo práctico y no representa un inconveniente.

Es por esta razón que el árbol rascador no es un objeto de lujo, sino un artículo esencial para él. El lugar por excelencia para colocar un árbol rascador es cerca de una ventana o en un rincón de la casa, desde donde el gato pueda tener una visión general de varias habitaciones y, sobre todo, de las habitaciones que usted ocupa más seguido.

Arreglarse las garras

No podíamos pasar por alto esta actividad tan apreciada por los gatos, pero tan exasperante para los dueños. Debe saber que es muy fácil ayudar a su gato a entregarse al placer podal sin que destruya sus muebles. No hay ninguna necesidad de desuñarlo. Además, esta práctica pronto estará prohibida en Canadá. Dos provincias ya la prohíben y muchas clínicas veterinarias de Quebec decidieron terminar con esta práctica. El motivo es simple y en la actualidad existen muchas soluciones alternativas al desuñado.

Coloque un rascador a disposición de su gato. Así de sencillo. Si esta estrategia no funcionó en el pasado, probablemente se deba a que no cumplió con todas las condiciones para que su gato adoptara el rascador. En primer lugar, debe estar lo suficientemente alto para que el gato pueda estirarse por completo, es decir, aproximadamente a la altura de una mesita de noche. También debe ser lo suficientemente estable para no caerse, incluso si su gato vuelca todo su peso encima. Hay que tener especialmente en cuenta la ubicación. Coloque el rascador donde su gato quiera tenerlo. Si le gusta destrozar la punta de su diván, ¡ese es el lugar adecuado! Coloque el rascador en ese lugar. Lamentablemente, usted no puede elegir el lugar favorito de su gato para arreglarse las uñas. Pero, si usted cede ante sus preferencias, salvará sus muebles.

Es así. Ya sabe qué hacer para que su gato sea completamente feliz en su casa.

13-12-2019