5 min.

¿Ven fantasmas los gatos?

Su gato está durmiendo plácidamente junto a la ventana cuando, de repente, se levanta y comienza a mirar el techo, como si un pájaro acabara de entrar por la ventana. Sin embargo, por más que hace un esfuerzo, usted no puede ver nada volando por la sala. 

De repente, su gato se sienta y mira fijo la pared durante varios minutos, como si se estuviera proyectando allí su película favorita (¡El Rey León!). Nuevamente, usted mira a la pared para detectar algún tipo de señal, pero es inútil: no ve nada que explique su interés repentino. 

Muchas personas afirman que los sentidos agudos de los gatos les permiten ver fantasmas o espíritus. Sin embargo, antes de llegar a la conclusión de que su felino se está comunicando con Casper, veamos cómo funcionan los sentidos de los gatos para saber realmente qué está sucediendo.

Cómo ven los gatos

Cuando los gatos comienzan a mirar de un lado a otro, tendemos a pensar que están buscando algo activamente. En algunos casos, es cierto. Es posible que hayan visto un reflejo que solo apareció por un segundo o a una mosca que pasó volando. Sin embargo, cabe destacar que, si bien los gatos tienen una excelente visión nocturna, su visión diurna es mucho peor que la nuestra.

De hecho, solo ven dos colores; tonos de azul y amarillo, mientras que nosotros vemos tres. Además, ven borroso cualquier elemento que esté a una distancia de cinco centímetros a ocho metros frente a ellos. Sin embargo, en lugar de ver un tercer color, los gatos tienen visión nocturna.

Los gatos son excelentes depredadores. Su visión central es muy nítida, lo cual les permite enfocarse en sus objetivos, pero su visión periférica es borrosa. Por lo tanto, cuando cazan, nunca confían solo en su visión. También usan otros sentidos que están mucho más aguzados que los nuestros: la audición y el olfato.

Cómo escuchan los gatos

Nuestra percepción del entorno es muy diferente a la de los gatos. ¿Sabía que ellos pueden escuchar frecuencias entre cuatro y cinco veces más altas que las que escuchamos nosotros? De hecho, tienen acceso a una gama de ultrasonidos que son inaudibles para los humanos debido a su alta frecuencia.

Por lo tanto, cuando su gato comience a buscar frenéticamente en todas las direcciones algo que no parece estar allí, es posible que no esté mirando algo, sino tratando de identificar de dónde proviene algún sonido. Podría ser un murciélago que está volando afuera y emitiendo ultrasonidos para guiar su vuelo. Si su gato hace esto al principio del verano, ¡ahora sabe por qué!

Los gatos pueden escuchar a un ratón caminando por el césped a más de diez metros de distancia. Y no estamos hablando de ratones con zapatos de tap escabulléndose por un piso de madera. Imagine por un segundo el sonido que haría un ratón en el césped a diez metros del lugar en el cual se encuentra usted, y tendrá una idea de la capacidad de su gato para escuchar frecuencias que están mucho más allá de nuestras capacidades auditivas. Esto explica por qué a veces los gatos se quedan mirando la pared de la sala. Es posible que hayan escuchado a una ardilla caminando por el techo, a otro gato debajo de la ventana o a un vecino tocando un instrumento musical en un sótano... Con esa sensibilidad auditiva, ¡imagine todo lo que pueden escuchar!

¿No está completamente convencido? Escuche esto: además de que los gatos tienen excelentes capacidades auditivas, sus orejas también están diseñadas específicamente para detectar de dónde viene un sonido determinado. Los humanos pueden identificar de manera precisa la fuente de un sonido dentro de los 20 grados, mientras que los gatos pueden identificarlo dentro de los 5 grados, además de determinar la altura exacta de la cual proviene; algo que nosotros simplemente no podemos hacer.

Por eso, al mover la cabeza y las orejas (como hacen cuando parecen haber visto un fantasma), los gatos pueden determinar de dónde proviene un sonido. Esto es posible gracias al tamaño y a la movilidad de sus orejas, que funcionan como los satélites gigantes que se usan en las películas de espías para escuchar a la distancia a otra persona tramando un golpe. Los gatos serían excelentes agentes secretos, si tan solo pudieran hablar. ¡Imagine todo lo que podrían contarle sobre sus vecinos e hijos adolescentes!

17-12-2019